La vida te espera.  Tú decides cómo la vas a vivir

La vida te espera. Tú decides cómo la vas a vivir

Éstas son las 6 decisiones más importantes que debes tomar en la adolescencia:

Un adolescente que no tiene claro qué quiere en la vida, fácilmente acaba haciendo lo que no quiere.

Hoy en día ser adolescente es más difícil que nunca. Hay muchas más cosas que nos distraen de los verdaderos objetivos de la vida.

Hay demasiado en juego en esta etapa de mi vida como para equivocarme. Nos enfrentamos en esta edad a los retos más importantes de nuestra vida. Si durante la adolescencia tomas decisiones acertadas, el resto del viaje consistirá en mantener esas decisiones y cosechar sus frutos. Por eso creo que la capacidad para tomar decisiones de manera inteligente es la mejor muestra de tu inteligencia. Un deseo no cambia nada; una decisión lo puede cambiar todo en tu vida.

Las 6 decisiones que todo adolescente debería tomar en esta etapa de la vida se refieren a estos asuntos:

1) Colegio, universidad, trabajo:

¿Qué pienso hacer en relación con mi educación y formación profesional?

Este es el reto número uno para un adolescente. Es una decisión muy importante porque todo lo que haga un chic@ al respecto le abrirá puertas o se las cerrará en la cara. Los adolescentes tienden a postergar esta decisión porque tienen miedo, porque carecen de seguridad o porque les faltan personas de calidad que les puedan orientar. El peor error que puede cometer un adolescente está en punto de salida: Si comienzo algo (una carrera, un trabajo…) sin convicción, tengo muchas probabilidades de decepcionarme y fracasar. En la etapa de toma de decisiones necesitas contar con el apoyo de personas de calidad (padres, profesores, amigos de verdad) que te ayuden a comprender la coherencia entre tus habilidades y tus posibilidades, armonizando lo que quieres con lo que puedes hacer.

2) Amigos:

¿Qué clase de amigos quieres elegir?

A algunos adolescentes nos resulta muy fácil hacer amigos; para otros resulta una auténtica pesadilla. Los adolescentes tenemos una enorme necesidad de ser aceptados en el grupo en el que vivimos. La urgencia de sentirnos aceptados, valorados e integrados en un grupo suele ser más fuerte que nuestra capacidad de pensar en las consecuencias de una mala decisión. Por eso necesitamos de motivación positiva que solo puede venir de buenos amigos. Soportar la presión de los compañeros o del grupo es uno de tus mayores desafíos. Los amigos tienen un enorme poder en esta etapa de nuestra vida. Se puede afirmar que, si un adolescente decide estar con los mejores, será de los mejores.

Los errores en esa segunda decisión de la adolescencia pasan muy pronto la factura, alejándonos de nuestras metas y de nuestros sueños.

3) Padres.

¿Quieres llevarte bien con tus padres?

Llevarte bien o llevarte mal con tus padres es la tercera decisión que debes tomar. Tienes la edad suficiente para darte cuenta de cómo es tu familia, cómo actúan y cómo piensan tus padres. La calidad de la relación que quieras tener con sus padres dependerá más de ti que de ellos. Sabes que los adultos difícilmente cambian. Tus padres no van a cambiar. Quien podría cambiar la forma de relacionarse con ellos eres tú. Puedes aprender a construir una nueva relación, sin esperar milagros, pero sin resignarte a vivir en constantes enfrentamientos con ellos. Puedes aprender a respetar expresiones y valores de tu familia, hacerte respetar, colaborar y formar equipo. Y debes aprender a manejarte y saber qué hacer cuando tus padres son un verdadero desastre.

4) Enamoramiento, noviazgo y sexo.

¿Con quién vas a salir y que vas a hacer respecto al sexo?

Necesitas tener claro con qué tipo de gente vas a salir y qué vas a hacer en relación al sexo porque, en caso contrario, serán las circunstancias imprevistas las que decidan lo que en realidad no quieres que ocurra nunca. Los adolescentes deben saber cómo actuar inteligentemente ante el enamoramiento y el noviazgo. Un adolescente deber tener claro el grave problema de centrar su vida en una pareja. Aunque suene duro, la adolescencia es la edad de querer algo, más que de querer a alguien. Debes saber identificar señales de alerta en una relación tóxica, perjudicial o destructiva. Debes ser consciente del riesgo las ETS (enfermedades de transmisión sexual) y de las consecuencias de tener sexo sin protección y haberlo planeado. Debes tener bien pensado hasta dónde quieren llegar en lo que se refiere relaciones sexuales, debes decidir qué límites pones a las caricias, los abrazos, las libertades que da a tu pareja. Debes tener muy claro que amar es una decisión y no una imposición. Nadie puede impedir que salgas, que decidas con quién salir. Pero debes tener muy claro hasta dónde estás dispuesto a llegar en una relación, qué es y qué no es negociable en un enamoramiento o noviazgo.

5) Adicciones (conductas de riesgo).

¿Qué has decidido respecto a fumar, beber, consumir drogas y otro tipo de adicciones?

Los adolescentes suelen pensar que la droga, el alcohol, un embarazo no planeado… es un problema que tienen los otros, porque son unos sonsos y no saben cómo manejarse; piensan que a ellos no les va a pasar nada. Pero en realidad no conocen ni reconocen su incapacidad para hacer frente a la presión de grupo. No se imaginan las situaciones en que pueden encontrarse ni los peligros que les rodean. No se dan cuenta que pueden surgir situaciones en las que no serán ellos los que decidan, sino que serán otros quienes chantajeen, amenacen e impongan su decisión. En la mayoría de los casos, no es la escasez de cualidades ni la falta de valores lo que lleva a los adolescentes a caer en las garras de un vicio o en la trampa del sexo no planeado, sino la presión del grupo con el que se relaciona. Por eso debes desarrollar la habilidad para decir “no” a quien te impone algo que tú no quieres.

6) Autoestima:

¿Has decidido quererte a ti mismo?

Aprender a gustarte a ti mismo, decidir se atractivo y relacionarte bien con los demás también es una elección. Tú decides poner tu seguridad en lo que eres y quieres, no en lo que dicen o hacen los demás. Nunca debes poner tu felicidad en manos de los demás. Mejor es ponerla en buenas manos, las tuyas.

Tú debes ser el centro de tu vida y no otras personas (enamorado, amigos, padres…). En ti está la fuerza. Para lograrlo, necesitas mantener firmes los cimientos de una autoestima saludable, desarrollar habilidades y talentos únicos, y explorar en tus propias minas para encontrar tus diamantes.

En resúmen:

Tu vida debe tener un centro, un motor, un objetivo preciso y claro. ¿Qué metas quieres conseguir en la vida?

Te conviene tener bien clara la respuesta. Los objetivos que te has propuesto serán el único centro de tu vida, la razón de tu esfuerzo, el motivo de tus sacrificios.

Amigo adolescente:

Aprende a tomar decisiones de manera inteligente, si avanzas en la vida sin saber a dónde vas, nunca llegaras a dónde quieres o te perderás en el camino. De hecho, la gran diferencia entre los ganadores y los que no lo son es ésta:

Los ganadores tienen claro su objetivo y saben traducir sus decisiones en acciones coherentes.

SHARE IT:

Comments are closed.